El mercado del lujo español está de enhorabuena

El mercado del lujo español está de enhorabuena

Por autor: 

7 junio, 2019

Existen mercados que reflejan, de una manera clara y transparente, qué es lo que está sucediendo en una determinada sociedad, que cuanto más crecen y mejoran más se desarrolla la economía de una determinada zona o lugar concreto. Este es el caso del sector que engloba al lujo en España, un mercado que no cabe duda que es excluyente para muchas personas por motivos obvios pero que siempre ha demostrado tener, al menos en lo que tiene que ver con España, una relación directa con la situación actual de la economía.

Lo que acabamos de apuntar lo suscriben muchos de los mejores analistas económicos de este país y del extranjero. España es un país en el que el lujo es accesible para más gente que lo que lo es en naciones como Gran Bretaña o Francia. Eso hace que el mercado del lujo en nuestro país sea mucho más representativo y que, por tanto, su crecimiento se pueda relacionar, de un modo directo o indirecto, con el crecimiento de los indicadores macroeconómicos de la sociedad española. Tenemos en este mercado, entonces, un barómetro genial de lo que sucede con nuestros números.

Durante los últimos años, España ha padecido una crisis económica que ha tenido efectos devastadores para muchas de nuestras familias. En ese periodo, el mercado del lujo en España ha padecido también una crisis de dimensiones parecidas. Ahora que parece que la economía española está reflotando de nuevo, toca mirar otra vez al mercado del que venimos hablando. ¿Y qué es lo que ha sucedido con él? Pues que ha crecido también de una manera más que importante. Se confirma la relación que venimos defendiendo.

Que el lujo en España ha crecido es algo que no nos hemos sacado de la manga, sino que es lo que apuntan varios medios de comunicación nacionales. Uno de ellos es el diario El Mundo, que apuntaba en una noticia que España ha sido el país del mundo en el que más ha crecido el mercado del lujo en el año 2018, algo que deja claro que muchas familias españolas vuelven a tener poder adquisitivo y que parece que lo peor de la crisis económica parece haber pasado para no tener intención alguna de regresar.

Otro artículo, publicado en este caso en el diario ABC, informaba de que el sector del lujo estaba creciendo por encima de la media europea en España, pero que España se encontraba buscando su lugar en el mercado de la alta gama. Desde luego, no cabe la menor duda de que, con estos mimbres, nuestro país tiene un futuro de lo más interesante dentro de este sector. Este es otro de los apuntes que hemos recogido de los especialistas de este campo y los economistas españoles. Y es que todo apunta a que el mercado del lujo en España va a seguir creciendo.

Hemos querido saber, de boca de los responsables de varios pequeños negocios, si ese aumento y mejora del mercado del lujo en España que parece que se ha producido es una realidad. La principal responsable de la Joyería Lorena nos ha comentado que, de un tiempo a esta parte, parece que ha habido un repunte tanto en el número de personas que desean tener acceso a estos productos como en la cantidad de dinero que están dispuestas a gastarse. Y eso, desde luego, solo puede traer cosas buenas.

Un sector muy sensible a las crisis

Lo peor del lujo, y más en un país como lo es España, es que es uno de los sectores más sensibles a las crisis económicas. Cuando se produce una de estas situaciones, lo primero que tratan de descartar las familias es lo que tiene que ver con el lujo porque entienden que no les hace falta para vivir. Esto es un problema para el sector, que vive pendiente de las fluctuaciones de la economía y que tiene que encontrar los medios para ser competitivo en cuanto se dan ese tipo de situaciones.

Estamos convencidos de que vienen buenos tiempos para la economía de este país y, por tanto, para todos los negocios que se encuentran dentro del mercado del lujo. Es lo que toca después de varios años de penurias. En los responsables de ese tipo de comercios hemos captado una ilusión como la que hacía tiempo que no sentíamos. Ese siempre es un buen augurio y una muestra de que el tejido empresarial de este país sigue en pie, por muchas bofetadas que haya recibido durante otros momentos.