La pizarra, un producto especial que hará de tu casa una obra de arte única

La pizarra, un producto especial que hará de tu casa una obra de arte única

Por autor: 

13 julio, 2022

Más allá de la clásica teja, la pizarra es uno de esos productos únicos y especiales que pueden convertir nuestra casa en una verdadera obra de arte y es que tan solo basta con ver las edificaciones de alta montaña, donde es más habitual su uso, para saber a qué nos referimos. Y es que una pizarra bien situada, además de protegernos, puede dar una belleza singular y única a una casa. Por ello, a lo largo de este post os queremos dar a conocer algunas de las características principales, así como algunos de los datos más habituales de este producto único.

Así, para comenzar, lo primero que os queremos mostrar es como se lleva a cabo la colocación de la pizarra y es que esta tarea se realiza solapando unas piezas con otras de manera que estas se cubren parcialmente entre sí. Mediante esta técnica se consigue una perfecta estanqueidad e impermeabilización del tejado. Pero, ahora que sabemos cómo se colocan, vamos a lo realmente básico, ¿cuáles son las tres partes de la pizarra? En este sentido, el fundamento principal para la colocación de la pizarra es la disposición de las distintas piezas en filas horizontales. De este modo se superponen y así las juntas entre pizarras quedan alternadas entre cada fila. La finalidad es que una pizarra haga de tapajuntas de las otras dos, que están colocadas en la fila inferior. Por ello, de acuerdo con esto, en cada una de las pizarras de una cubierta podríamos distinguir tres partes y la altura:

  • Parte vista (PV): es la zona de la pizarra totalmente expuesta a la intemperie. Recibe el agua de lluvia directamente y la que fluye de las pizarras superiores.
  • Parte semioculta (PS): es la zona intermedia de la pizarra y sobre ella se superpone la parte vista de las pizarras superiores. No recibe el agua de lluvia directamente, salvo por la unión de las dos pizarras de la fila superior, pero resulta en parte mojada por efecto de la capilaridad.
  • Solape o recubrimiento (S): es la zona superior de la pizarra y sobre ella se superponen siempre tres piezas que son la parte semioculta de las dos pizarras inmediatamente superiores y la parte vista de la pizarra que se superpone a éstas. Ello hace que resulte totalmente oculta y no reciba nunca el agua directamente.
  • Altura (A): es el alto de la pieza de la pizarra.

Tras conocer cuáles son las partes de la pizarra pasemos a la práctica para sabemos cómo se lleva a cabo la sujeción de la pizarra aunque antes de ello, si nos permitís un consejo, el mejor tejado empieza siempre por la mejor pizarra y para ello os recomendamos recurrir a Pizarras y derivados, quienes son expertos en este producto y, por ello, conocen mejor que nadie sus calidades y ofrecen a sus clientes siempre la pizarra más valorada por los trabajadores del sector. Así, teniendo una buena pizarra, esta se coloca de forma que los biseles tallados en sus bordes queden vueltos hacia el exterior. Así, a la hora de instalar una cubierta de pizarra natural, disponemos de dos métodos de fijación de las pizarras: con clavos de cabeza ancha y plana o con ganchos metálicos.

  • Fijación con clavos. Se pueden emplear clavos de hierro, hierro galvanizado, acero y cobre, de cabeza ancha y plana. Para hacer una instalación con clavos, primero hay que colocar la pizarra sobre los rastreles y marcar el punto de corte necesario para adaptarla al espacio correspondiente de la cubierta. Se agujerea la pieza manual o mecánicamente por la parte exterior, a unos 20 o 25 mm de su borde. A continuación, se fija la pizarra al rastrel con los clavos elegidos para su instalación. Su principal ventaja es que el clavo es invisible, al quedar situado bajo las piezas de pizarra. El resultado es un tejado limpio y que se adapta a cualquier diseño arquitectónico.
  • Fijación con ganchos. El método tradicional para fijar la pizarra natural a la cubierta son los ganchos de acero inoxidable, de gran resistencia y dureza.El gancho más aconsejable es el de acero inoxidable, aunque también existen de hierro galvanizado, duraluminio, cobre y latón. Es importante que, en su parte exterior vista, el gancho tenga 20 mm. como mínimo; su longitud tiene que corresponderse exactamente con la del solape de la pizarra a fijar y su espigón de clavado será como mínimo de 25 mm., dependiendo del grosor de la pizarra.

¿Cuánto cuesta instalar un tejado de pizarra aproximadamente?

En cuanto a precios, una cubierta de pizarra es más cara que instalar un tejado de tejas cerámicas, por ejemplo. De manera orientativa, ya que hay muchos factores que influyen en el precio final, un tejado de pizarra instalado, se puede calcular a partir de 70 € el metro cuadrado.