La inteligencia artificial hace las compras más fáciles.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La Inteligencia artificial está entre nosotros, no es una quimera del futuro. Se ha convertido en un tema recurrente de conversación en foros sociales. Ha llegado para hacernos la vida más sencilla. Lo podemos ver en el comercio electrónico, en donde ya se aplica, y donde gracias a ella, encontramos lo que buscamos en mucho menos tiempo.

La inteligencia Artificial es un área de la informática que crea sistemas inteligentes con capacidad de tomar decisiones a partir de diferentes variables, con la habilidad de ir aprendiendo continuamente de sus errores y de su experiencia.

En el comercio online ofrece al usuario una experiencia personalizada, presentándole productos basados en sus intenciones de búsqueda y en sus interacciones en las páginas web. Esto hace que encontremos lo que buscamos en mucho menos tiempo, y con un mayor nivel de satisfacción. Todos sabemos que el tiempo es algo muy valioso. Servicios como estos son de agradecer.

La literatura y el cine se han encargado de presentarnos un futuro de Inteligencia Artificial como una distopía. Una sociedad tiránica en las que las máquinas ejercían opresión sobre los humanos. Algunos piensan que la Inteligencia Artificial ha llegado para sustituir al hombre, que va a acabar con muchos puestos de trabajo.

Todo esto es mentira. Los programas de Inteligencia Artificial (I.A.) son herramientas que requieren de un comando, una orden, enviada por el hombre. Partiendo de esas pautas generan un producto (una imagen, un video, ofrecen un artículo) en menos tiempo de lo que lo haría un equipo de personas y con nivel de calidad óptimo. Esto revoluciona la producción y los servicios, realizando más tareas y ofreciendo más artículos en menos tiempo.

Asistimos a una nueva revolución industrial. Y como ha sucedido en otras ocasiones, hay quien se resiste a los cambios. Cuando se produjo la revolución industrial inglesa hubo obreros que se dedicaban a romper las máquinas, pensaban que les iban a quitar el trabajo. Llevamos más de 300 años con una economía industrializada, y en los hechos hemos ganado en calidad de vida. Nadie puede imaginarse vivir como lo hacían nuestros antepasados.

La I.A. es el progreso, y muchas empresas ya lo están utilizando en diferentes sectores como el comercio electrónico.

Big Data.

Una de las tecnologías de Inteligencia Artificial más utilizadas en el mundo digital es el sistema Big Data. El periódico El Economista lo define como sistemas de gestión y análisis de altos volúmenes de datos en tiempo real. Los software de Big data procesan en décimas de segundo datos estructurados y no estructurados, partiendo de algoritmos elaborados o modificados a partir de una orden previa. Registran publicaciones en redes sociales, comentarios, archivos de audio, mensajes, e-mails, clics y un sinfín de acciones.

En el mundo analógico y en el digital, la información es fundamental para tomar buenas decisiones. Si tenemos una tienda y ponemos un anuncio en redes sociales para captar clientes o vender algo, nos interesa saber cuánta gente ha visto el anuncio y qué cantidad de personas han hecho clic. Con esta información vamos ajustando nuestra campaña publicitaria. Para ello necesitamos herramientas digitales que procesen los datos.

La diferencia del Big Data con estas aplicaciones, es que la primera es capaz de tomar decisiones en segundos partiendo de los datos analizados. Esta tecnología la emplean las principales plataformas digitales.

Si estamos navegando por Instagram o Facebook, nos sorprenderá que en el portal de publicaciones aparezcan post relacionados con nuestros gustos, aunque los hayan compartido perfiles que no estamos siguiendo. Al mismo tiempo nos presentan publicidad de productos y servicios ligados con nuestros intereses. No es que Facebook nos conozca mejor que nuestra madre, ni que nos espíe, está utilizando Big Data.

Si entramos en YouTube para ver videos, percibiremos que en la columna de la derecha, nos sugiere una serie de videos parecidos a los videos que vemos con más frecuencia. El objetivo que tiene YouTube es que pases el máximo tiempo posible en la plataforma, para presentarte más publicidad, su principal fuente de ingresos. Está utilizando Big Data.

Cuando entras al buscador de Google, con solo escribir una letra, en el desplegable de autocompletar te aparecen una serie de opciones que están basadas en tu historial de navegación. A veces uno piensa que Google le está leyendo la mente, pero no, está utilizando Big Data.

Aplicaciones en las ventas.

Amazon es la principal plataforma de comercio por internet. Precisamente, su página funciona con tecnología Big Data. Cuando realizas una búsqueda en su buscador de un tipo de producto y haces clic en una imagen, en la parte de debajo de la pantalla te sugiere productos que te pueden interesar.

A la tercera vez que visitas páginas de producto, sus sugerencias se aproximan cada vez más a tus gustos y necesidades. No necesitas escribir ninguna palabra. El sistema interpreta qué es lo que andas buscando por tu comportamiento en la web.

El Big Data se está extendiendo a otros nichos comerciales. Los agentes de Huella Digital, una inmobiliaria de Alicante pionera en utilizar el Big Data en su página web, nos comentan que por este sistema se obtiene un 84% de éxito. El cliente tiene muchas más posibilidades de encontrar el piso que busca.

A la hora de alquilar o comprar un inmueble, el comportamiento normal de los interesados es ojear ofertas. Partiendo de unos criterios previos: el lugar en el que quieres residir, el número de habitaciones, el tamaño del inmueble, si tiene terraza, etc. lo que haces es buscar ofertas de pisos en venta o alquiler que se aproximen a tus necesidades.

Si los buscas por internet puedes ver más ofertas en menos tiempo que si tuvieras que visitar las inmobiliarias físicas de una zona. Aun así, tienes que mirar muchas ofertas para encontrar algo que te convenza. En ocasiones es una búsqueda desesperante. No encuentras el tipo de piso que necesitas y comienzas a rebajar los criterios. Ya no exiges un ático, que es lo que buscabas, te conformas con que tenga terraza y lo puedas pagar. Extiendes tu área de búsqueda. Ya no tiene que estar en un barrio determinado, comienzas a valorar los pisos que venden en el pueblo de al lado.

Con la tecnología Big Data, tú ya no eres quien busca el piso, sino que es el piso quién te encuentra a ti. Interpretando tu historial de búsquedas y tu comportamiento en la web, por ejemplo, el tiempo que permaneces en determinadas páginas de producto, las fotografías que amplias para verlas, etc. la página web te sugiere ofertas personalizadas.

Este sistema es ventajoso tanto para compradores como para vendedores. A los compradores porque encuentran lo que necesitan con menos esfuerzo. Y para los propietarios porque se reduce considerablemente el tiempo que se tarda en vender o alquilar un piso.

El Big Data es un software efectivo para cualquier producto o servicio que se quiera vender en la web. Probablemente, el futuro del comercio online se desarrolle en torno a esta inteligencia artificial. Dejando de ser un recurso exclusivo de las grandes plataformas digitales, y de algunos emprendedores que han visto en él todo su potencial, para pasar a ser una de las herramientas claves de cualquier tipo de e-commerce.

Ventajas de la Inteligencia Artificial en el comercio online.

La revista digital mexicana Marketing 4 e-commerce, tras analizar el impacto de la inteligencia artificial en la venta online, destaca tres ventajas fundamentales en la utilización de estos software den el comercio digital:

  1. Atención personalizada. En un momento en el que internet se ha convertido en el gran mercado del mundo, en el que puedes encontrar cualquier producto que busques, la diferencia entre unos vendedores y otros se encuentra en la atención personalizada. A ningún usuario le gusta que le traten como a los demás. Espera que la web le dé una respuesta personal que resuelva su problema concreto. Software como Big Data se anticipan al cliente potencial, ofreciéndole unos productos determinados, no genéricos, en función de tus necesidades.
  2. Atención al público. Gran parte de las páginas web y de los e-commerces disponen de un chat instantáneo de atención al público, donde el usuario puede consultar sus dudas. Muchos de ellos funcionan con inteligencia artificial. Es la manera de ofrecer una asistencia 24 horas al día, los 7 días de la semana, y hacerlo en cualquier idioma. Estos chats de I.A. prestan una atención más personalizada que si tuvieras que consultar la sección de preguntas frecuentes, y sirven de filtro para derivar al servicio técnico, este sí formado por humanos, los problemas más complicados.
  3. Logística. La inteligencia artificial, en el momento de recibir un pedido, pone en marcha todo el procedimiento de envío. En tiempo real, descubre en que almacén se encuentra la mercancía y calcula el tiempo que tardará en llegar al domicilio del cliente. De esta forma se evitan esos mensajes al móvil o esos e-mails al correo, tan molestos, que te informan que un producto no está disponible o que te llegará con retraso.

La inteligencia artificial está revolucionando las ventas por internet, aumentando la satisfacción de los clientes.

Noticias relacionadas

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Noticias recientes

Lápices de lujo

El arte de dibujar va ligado intrínsecamente al instrumento con el que se dibuja: el

Compartir

Scroll al inicio

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.