El bienestar físico no tiene precio

El bienestar físico no tiene precio

Por autor: 

24 septiembre, 2019

Durante las vacaciones de verano no son pocas las personas que aprovechan para hacer deportes que normalmente no hacen, o simplemente aprovechan para hacer deporte. Dependiendo del lugar dónde vayas de vacaciones, o incluso si te quedas en la ciudad, hay muchas actividades al aire libre que puedes disfrutar. El senderismo, junto con el ciclismo y la natación, son algunas de estas actividades que da gusto practicar, ya que son actividades que se practican al aire libre y no se pasa excesivo calor.

Pero cuando pasas de hacer poco deporte a empezar a practicarlo de forma habitual pueden haber algunos problemas que se traducen en dolores y lesiones. En la mayoría de situaciones las lesiones provienen de situaciones en las que los músculos y articulaciones se ven sometidos a un esfuerzo al que no están preparados para soportar.

El ejemplo más claro es el de los corredores que deciden correr una carrera de larga distancia, como una media maratón o una maratón. El problema es que cuando no estás bien entrenado tus extremidades, músculos, tendones y demás elementos psicomotrices sufren lesiones que pueden ser bastante graves.

En estas situaciones lo normal es ir al médico y que nos den antinflamatorios, pero esto no es suficiente, pues si que es cierto que con el tiempo (casi) todo se cura, pero hay ciertas lesiones que necesitan ser tratadas para volver a la situación anterior. Para ello, hay que acudir a especialistas que curen las lesiones.

Los fisioterapeutas han sido por regla general los especialistas que han tratado estos problemas musculares y de extremidades. Pero también otro tipo de especialistas que pueden ayudarte mucho, y a continuación vamos a descubrir cómo pueden ayudarte los osteópatas.

En cualquier caso, en muchos centros de fisioterapia manejan las técnicas de la osteopatía, como es el caso del Centro de Fisioterapia Avance Pedro Marín, una clínica de fisioterapia en Murcia en la que se ofrecen los mejores tratamientos necesarios realizados por los mejores profesionales del sector.

Qué es la osteopatía

El origen de esta medicina alternativa tiene lugar a finales del siglo XIX, desarrollada por el americano Andrew Taylor Hill. Consiste en un conjunto de técnicas manuales que a través del conocimiento de la anatomía, fisiología y biomecánica del cuerpo buscan la posible causa principal que provoca el dolor. Se trata de una terapia alternativa que se centra en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo. En esta terapia, todas las partes del cuerpo funcionan como una unidad que se mantiene conectada a través de las diferentes estructuras como los huesos, los músculos, el sistema visceral, etc. Una de las bases de la osteopatía consiste en que considera que la estructura ósea está estrechamente ligada a las funciones del organismo. Los osteópatas manipulan la estructura ósea, pero esa manipulación afecta no solo al sistema mecánico y estructural, sino también a órganos y fluidos internos. Así, un osteópata puede tratar prácticamente todas las enfermedades que impliquen dolor a causa de un desequilibrio del cuerpo y la mente.

Dependiendo del tejido sobre el que vaya a trabajar el osteópata, adoptará distintas técnicas. La osteopatía moderna se divide en varias vertientes, teniendo en primer lugar la osteopatía estructural, que está basada en el concepto del cuerpo como unidad, todas las estructuras deben estar en conexión y alineadas para mantener el cuerpo sano y en equilibrio. Se emplea para corregir disfuncionalidades relacionadas con los músculos y el esqueleto.

En segundo lugar tenemos a la osteopatía visceral, que se centra en favorecer la movilidad y funcionalidad de las vísceras y los órganos vitales como el estómago, el páncreas, el aparato reproductor, etc. El osteópata, una vez detectadas las vísceras afectadas, tratará de estimularlas y rehabilitarles su movilidad fisiológica primaria.

Y en último lugar encontramos la osteopatía craneal. Esta técnica favorece la movilidad del líquido cefaloraquídeo. El cráneo tiene su propio movimiento a través de las suturas de los huesos que lo conforman. Estos movimientos se producen a un ritmo regular gracias a la fluctuación del líquido cefaloraquídeo, pero si este ritmo se altera, daría lugar a patologías que afectan el cuerpo entero. El tratamiento de esta técnica consiste en que el osteópata por medio del tacto puede percibir las alteraciones en el ritmo de fluctuación del líquido y realizar las correcciones oportunas para restaurar el ritmo regular.