Clínica dental Galván Lobo, la sonrisa perfecta a tu alcance

Clínica dental Galván Lobo, la sonrisa perfecta a tu alcance

Por autor: 

4 octubre, 2018

La Clínica Galván Lobo es una de las señeras en Valladolid. Nació con el fin de ser de ayuda a las personas que buscan tener una buena salud bucal, todo ello basado en un buen diagnóstico y que utilizan las últimas tecnologías para poder dar un trato personalizado. Con más de 23 años de vida, han ido haciéndose fama por contar con un equipo profesional y que está especialmente diseñado para que los clientes encuentren lo que buscan, la mejor salud de su boca.

La formación en este sentido para ellos es vital, por lo que hace años que participan en foros en nuestro país y fuera de nuestras fronteras para estar a la última, lo que unido a las auditorías anuales a las que se someten, es un claro ejemplo de seguridad y buenas prestaciones.  Lo que es importante en toda clínica, es siempre buscar la excelencia, algo que todas deberían perseguir, esto es evidente en el campo de los pronósticos, donde se consiguen resultados de gran fiabilidad, pudiendo mantener la salud oral y maxilofacial de los pacientes .

Dicho esto, vamos a ver una serie de claves que pueden ser de gran utilidad a la hora de elegir la mejor clínica dental:

Claves para elegir buena clínica dental

  • Debes tener la seguridad de que el dentista o la clínica por la que apuestas usa productos de verdadera calidad. Existen clínicas dentales que adquieren materiales baratos con el fin de ahorrar. Esto lo que hace es perjudicar a la salud de los pacientes. Esto hace que, si el composite con el que se empaste no es realmente resistente, el empaste va a durar menos tiempo.
  • Comprueba que la clínica dental tiene la tecnología que necesitas. A veces para comprobar si hay una caries entre dos dientes es preciso hacer radiografías dentales en la zona.
  • La primera consulta que se realice en una clínica, tiene que ser gratis. En la toma de contacto, el dentista tiene que hacer una revisión dental y comentar si cuentas con caries, precisas de limpieza bucal u otros problemas. De no convencerte lo que te diga, puedes acudir a otro odontólogo.
  • Los dentistas buenos solo hacen los tratamientos dentales precisos. Cuando no se tiene sarro, no hace falta hacerse una limpieza dental. No olvides, que lo más seguro es que, aunque no tengas problemas, seguro que al año te aconsejan volver para hacerte una revisión.
  • Las clínicas dentales no son mejores por tener todas las especialidades, pero si que conviene más no tener que andar moviéndose de clínica y que puedan atenderte en todos los problemas. Lo que es interesante es que la clínica tenga un especialista en cada campo o que quien te atienda tenga preparación en cada rama. No olvidemos que un odontólogo en general, no puede hacer una endodoncia dental ni poner aparatos de ortodoncia.

El que un dentista sea barato no debe ser la principal vara de medir. Si es económico no tiene que ser el mejor, pero tampoco el peor. Lo principal es buscar una buena relación calidad precio y escuchar las opiniones que sobre la clínica que se vean por Internet, lo que puede dar mayor seguridad sobre sus prestaciones.

Existen también algunas clínicas que tienen un servicio de urgencias dentales. Esto puede ser interesante y colaborar a que optemos por un consultorio u otro.

El que esté próximo a tu casa o centro de trabajo, también puede terminar siendo un factor decisivo a la hora de optar por una u otra. Como es lógico, el tener la clínica y no perder tiempo de traslado es algo recomendable, pero no por ello

Esperamos que después de todos estos consejos, tengas claro lo que tienes que ver a la hora de elegir una buena clínica dental. Lo más importante es elegir en base a lo que de verdad importa, que tenga experiencia, sea a la vez moderna. Otros factores como el precio o la cercanía, lógicamente tenemos que pensar en ellos, pero no deben desviarnos del objetivo.

Estamos viviendo en estos últimos años un florecimiento de las clínicas dentales y la oferta es amplia, pero hay que intentar elegir unas dos o tres clínicas de las que más nos gusten y una vez ahí optar por la que más posibilidades pueda tener de cumplir nuestras expectativas.