Andalucía llama la atención del mercado del lujo

Andalucía llama la atención del mercado del lujo

Por autor: 

8 noviembre, 2018

España ha sido la elección de muchas personas en los últimos años en lo relativo al destino de sus vacaciones. Nuestro es una referencia en materia turística, eso nadie lo puede negar. Pero lo mejor de todo es que España presenta diferentes modalidades de turismo que convierten a nuestra nación en un lugar de visita obligada para muchas personas de muy diferentes condiciones y creencias. Esa es una ventaja tremenda que no nos podemos permitir el lujo de perder y que hay que seguir trabajando.

El país es el elegido por los amantes del buen tiempo, del sol, de la playa. Pero también es la elección de todas aquellas personas que muestran interés por la cultura. Y es que España presenta un elenco de ciudades históricas que son una maravilla y que atraen cada año a miles y miles de personas. Pero nuestra nación también tiene otra gran ventaja, y es que llama la atención del público habitual del mercado del lujo, lo que se traduce en la llegada de mucho dinero hasta el interior de nuestras fronteras.

Según un artículo publicado en el diario El Mundo el pasado mes de junio, España fue el país en el que más creció el mercado del lujo durante el año pasado, algo que refleja de una manera muy clara lo que veníamos comentando en el párrafo anterior. No cabe duda de que España presenta unas condiciones que benefician la llegada de este tipo de gente. Saber aprovechar esa situación es muy importante para construir un mercado que nos permita dejar atrás, de manera definitiva, la crisis económica que tanto daño nos ha hecho.

El portal web Código Único destacaba en una de sus noticias que era Barcelona la ciudad que lideraba este mercado del lujo en España, pero lo cierto es que la Ciudad Condal parecía estar muy bien acompañada por lugares como Marbella o Ibiza. Lugares en los que el poder adquisitivo de la gente no es precisamente reducido. Lugares, al fin y al cabo, que también destacan por su enorme capacidad de atracción turística y que están en la primera línea europea en este sentido.

Los turistas que vienen a España fascinados por su mercado del lujo no solamente se dedican a visitar lugares como Barcelona, Marbella o Ibiza. Hay muchas más opciones y que cada vez se están explotando más. Los y las profesionales de Visitours, expertos en turismo en ciudades como Sevilla, Granada o Córdoba, destacan que, desde hace aproximadamente un par de años, la gente con poder adquisitivo también se encuentra visitando estas ciudades como consecuencia de la buena publicidad y de la categoría que se desprende de Andalucía.

Un patrimonio que también es de lujo

No hay nada en esta vida que sea estanco. Y las personas que conforman ese mercado tan reducido como lo es el mercado del lujo lo están demostrando a base de bien. De visitar lugares en los que destacaba un buen clima y unas playas de escándalo, como Ibiza o Marbella, ahora este núcleo de población ha cambiado su manera de disfrutar de su tiempo libre y ha encontrado en lugares de Andalucía como Sevilla, Granada o Córdoba una manera estupenda de seguir descubriendo España.

El patrimonio de estas ciudades es una auténtica pasada que a nadie se le debe pasar por alto. Para todos los gustos y para todas las economías familiares es accesible. Andalucía es popular y social y eso se nota en cuanto se pone un pie en ella. La cantidad de monumentos históricos, de callejuelas antiguas, de lugares en los que perderse o de estupendos lugares en los que disfrutar de la comida tradicional son abundantes. En este tipo de lugares hay sitio para todos y ese es el éxito de un lugar que es único en el mundo.

Y está claro que así lo va a seguir siendo de cara a los próximos años. La cantidad de gente que visita ciudades andaluzas como las que hemos mencionado a lo largo de este artículo va a seguir creciendo de una manera muy importante de cara al futuro que está por venir. Andalucía es una de las regiones más distintivas de toda España y eso es lo que sin duda va a seguir llamando de una manera poderosa la atención de la gente acostumbrada al lujo.