Joyas. Tendencias 2017

Joyas. Tendencias 2017

Por autor: 

25 Agosto, 2016

¿Sabes cuáles son las últimas tendencias en joyería para el 2017? Pues si no es así, no te preocupes, nosotr@s te lo adelantamos.

Dentro del contexto de un siglo puramente ecléctico, la joyería no lo iba a ser menos. Lo que caracteriza a este siglo es la mezcla, la difusión, la copia, la imitación, la apariencia… Así, la joyería, se une a esta tendencia y apuesta por la mezcla de la joyería más fina con la bisutería, para dar un resultado muy variado. Desde las piezas más étnicas a las más clásicas y pretenciosas.

Adelantándose a la nueva temporada, en Mom Joyas, podrás encontrar las últimas tendencias en joyerías dirigidas a la mujer actual y dinámica. Son innovadores en el diseño de colgantes, pendientes, pulseras y anillos de plata de ley y gracias a tener en sus propios talleres la tecnología más avanzada en joyería, sin perder de vista la forma artesanal, pueden llevar a cabo sus propias creaciones dando la más alta calidad y garantía en su acabado. Para su primera colección MöM joyas, se ha  inspirado en motivos naturales. Sus colgantes, anillos, pendientes y pulseras de plata de ley se distinguen por haberse realizado de forma artesanal con sus diseños a mano, utilizando siempre materiales de primera calidad.

El 2017 verá diseños grandes, descarados, provocativos y exagerados. Las grandes pulseras y collares de oro se mezclaran con los cristales de Swarovski y las piezas en imitación cuero con tachuelas y clavos, al más puro estilo punky.

En la temporada próxima se llevarán los aros en pendiente, anillos y pulseras, en oro,  plata y en vermeil (plata chapada en oro).

Se podrán encontrar anillos retro, vintage, étnicos y, habrá una novedad, los anillos-pulsera árabes, gitanos o hindús. El año próximo se estilará el llevar varios anillos con forma de animales o con flores, en varios dedos. Cuanto más grandes, mejor.

En cuanto a pedrería, se llevarán las perlas, las gemas, piedras y cristales de Swarovski. Entre las piedras preciosas destaca la esmeralda, junto a otras piedras semipreciosas como la  crisopa.

Se utilizará un solo pendiente, muy ochentero, y no dos, que es lo habitual, que podrá consistir en una pluma, una flecha, una cruz… se llevan los pendientes largos.

Las piedras semipreciosas son el último grito, calcedonia azul, cuarzo rosa, turmalina rosa, ágata verde… Pendiente, collares, colgantes, pulseras…las posibilidades que ofrece la pedrería son infinitas, y junto a esta aparece la fantasía y la bisutería más exclusiva.

Los colgantes y gargantillas, mejor de dos en dos, y los collares bien grandes.

Las circonitas en brillantes colores, pendientes colgantes mezclando materiales, oro, plata, titanio, oro blanco, vermeil… Este último marcará el año próximo.

¿Por qué Vermeil?                  

El vermeil, o plata chapada en oro, es una magnífica e inteligente alternativa al carísimo oro, debido al excesivo precio de este último.

Antiguamente las personas conservaban sus objetos de oro y/o les daban uso, durante toda su vida. En la actualidad todo esto ha cambiado, la joyería ha de adaptarse a la moda y lo que en un tiempo pasado estaba de moda, puede que en el presente ya no lo esté. Por eso, gastarse grandes sumas de dinero en piezas de joyería que pronto dejarán de ser tendencia, no es ya una práctica demasiado habitual.

El vermeil es una técnica originaria de Francia, durante el siglo XVIII y consiste en aplicar un baño de oro a una pieza de plata.

Originariamente el proceso de vemeil era altamente peligroso, ya que los joyeros trabajaban con grandes cantidades de mercurio, que al evaporarse producía unos vapores altamente nocivos, hasta el punto de dejarlos ciegos. De esta forma, la práctica fue prohibida y actualmente este se crea por electrolisis, procedimiento que ofrece un resultado casi idéntico, a la vez que garantiza una mayor seguridad.

La base del vermeil ha de ser plata de ley y el oro utilizado en el chapado ha de ser al de entre 14 y 24 quilates.

El vemeil es muy similar al oro, tanto en apariencia como en calidad, aunque requiere más precauciones, ya que la capa de oro puede desgastarse con el tiempo.