Denia, el paraíso del Mediterráneo

Denia, el paraíso del Mediterráneo

Por autor: 

10 Agosto, 2014

Mis últimas vacaciones han sido en Denia. Nunca había ido, pero os juro que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Muy recomendable. Desde ahora lo llamaré el paraíso del Mediterráneo, de verdad que no hace falta irse el Caribe para disfrutar de aguas calientes y limpias, y para desconectar de todo.

Alquilé un apartamento a través de la página web Romer Playa, y fue otro acierto. Al mejor precio, pero un lugar de lujo con todo tipo de detalles.

Lugares que os recomiendo que tienen que ser visitas obligadas.

  • Playas. Prepárate porque Denia tiene playas para no aburrirse. Todas ellas largas y extensas y algunas con calas rocosas ideales para evadirse de todo. Al norte del municipio están las de Punta del Raset, Les Marines, Les Bovetes, Els Molins, L’Almadrava y Les Deveses. Al sur la playa de Marineta Casiana seguida por las calas rocosas de Las Rotas. Al final de las calas comienzan los acantilados del Cabo San Antonio.
  • Les Rotes. Una playa muy especial. Compuesta de rocas y grava, ideal para practicar buceo. Dispone de bandera azul y a lo largo de ella hay una senda desde la que se recorre toda su extensión, de unos tres kilómetros, disfrutando de la belleza de sus tranquilas aguas y limpias. Eso sí, preparaos porque los vientos soplan fuerte.
  • Y para los que ya tengan experiencia en visitar Denia, hay que dar un paso más e irse a Cova Tallada. Es una cueva enorme con una gran belleza y con sorpresas. El trayecto se puede hacer caminando por un sendero muy estrecho o bien navegando. Yo hice esta segunda y fue genial. No dura mucho, creo que no estuve más de una hora y si tienes la corriente a favor, aún menos. Es una excursión que recomiendo mucho, pero sí estás preparado.
  • El Montgó. Uno de los tesoros de la ciudad. En 1987 fue declarado parque natural gracias a su fauna, su flora y sus valores paisajísticos. Hay más de 600 especies vegetales tan difíciles de ver en otros lugares como el cantuesar, el hinojo marino o la violeta roquera valenciana.
  • Castillo de Denia. Es una visita obligada. Se trata del antiguo castillo que rodeaba la ciudad. Desde su alto, y en los días de cielo despejado se puede llegar a ver Ibiza. Además para llegar a él, tienes que pasar por el barrio más antiguo de Denia y es un bonito paseo.
  • Lonja. En casi todos los viajes que hago me gusta visitar la lonja. Soy amante del pescado, pero sobre todo del buen hacer de este oficio. En Denia es una cucada. Puedes vivir en directo la llegada del pescado desde el mar y cómo funciona la subasta para adquirir el género. Los pescados descendiendo del barco, su traslado a la correa, la salida de las cajas, las pantallas que anuncian el inicio de la subasta, para enamorados como yo de este tipo de eventos es una gozada.

Como puedes comprobar Denia tiene mucho que ver. Y creo que me quedo corto. Os recomiendo que en vuestra agenda dejéis un hueco para este pequeño paraíso del Mediterráneo. Cuando escucho que el municipio aumenta siempre su número de visitantes cada año, no me resulta extraño.

 

Deja un comentario