Construye tu propio parque de juegos para niños en tu jardín

Construye tu propio parque de juegos para niños en tu jardín

Por autor: 

18 febrero, 2016

Hoy vamos a desterrar la idea de que tener nuestro propio parque de juegos en el jardín para nuestros hijos es un lujo al alcance de muy pocos. Es más, vamos a daros las pautas para hacerlo vosotros mismos y no tener que gastar más dinero del necesario. Os vamos a contar de dónde sacar incluso todo aquello que os haga falta, desde la empresa de donde obtener la cordelería, como puede ser Cuerdas Valero, hasta hablaros de los lugares en los que podemos encargar los columpios.

Pues vamos a ello. Lo más importante es delimitar el espacio que vamos a dedicar a este parque. Esto podemos hacerlo dibujando con un palo en el suelo. Al ser blandito el jardín, no tendremos problemas para ello. Para después cerrar el recinto y estar seguros de que por ejemplo el perro no entrará ahí a hacer sus necesidades o que los niños no se escaparán de ese lugar para correr algún peligro como caerse en la piscina, podemos hacerle un cerrado de madera.

shutterstock_153528899reducida

Posiblemente hayáis visto en muchos parques unas cercas hechas con unas varas de madera en posición vertical y unidas por otra barra horizontal que las recorrer o por un alambre. Esto no lo han fabricado así para el parque, sino que esa estructura se vende ya hecha así en cualquier tienda de bricolaje. Lo único que tenéis que hacer el calcular los metros que os hacen falta, teniendo también en cuenta la parte que utilizaréis para la puerta. Si los niños son ya grandes, simplemente podéis delimitar la zona por estética, y se puede hacer poniendo unas simples estacas de madera con unas argollas clavadas y por las que pasemos una cuerda un poco ancha que cierre la zona. La combinación de madera y el color blanco de la cuerda da mucha luz.

Dentro del recinto lo mejor es poner césped, nada de tierra donde los niños se puedan hacer daño. Seguro que recordáis cuando de pequeños os caíais en aquellos parques que no eran acolchados como los de ahora y os arañabais las piernas o los brazos y los dejabais casi en carne viva. Pues eso con el césped es fácil de evitar. Es más, sino queréis perder el tiempo en cortar esa hierba con una desbrozadora en los lugares más pegados a los columpios porque os da mucho trabajo, podéis comprar también césped artificial en cualquier tienda de jardines.

Para llenar de juegos el interior tenéis muchas ideas y esto ya va más en función de lo que más les gusta a vuestros hijos. Cuando yo era pequeña me encantaban por ejemplo los columpios, y estos se pueden conseguir ya en muchas tiendas grandes de juguetes y también se le pueden encargar a un herrero. En mi caso, mi padre los encargó, ya que mi hermano y yo nos llevábamos diez años y no podíamos usar el mismo asiento. Tenían que ser diferentes. Yo era la mayor y simplemente tenía una tabla donde sentarme. Mi hermano, al ser más pequeño, tenía uno más ancho para no caerse y también con respaldo, para ir mejor sujeto cada vez que se balancease.

Para las épocas de verano, por ejemplo, es posible poner también piscinas hinchables para bañarse al sol, o unas lonas por donde a los niños les gusta deslizarse con agua y jabón a toda velocidad. Todo eso lo hay en tiendas de juguetes y no es nada caro.

Las piscinas de bolas son una opción que suele fascinar mucho a los niños. Y para no tener que retirarlas si empieza a llover y se llenan de agua, porque tardarían mucho en secarse, os podéis hacer con una pérgola en una tienda de bricolaje. Se instalan fácilmente y también servirán como lugar de sombra en caso de calor si los niños desean estar fuera con sus amigos jugando.

En definitiva, hay de todo: desde toboganes hasta mesitas con sillas para disfrutar de sus juegos de mesa favoritos o merendar juntos. Lo que os queremos dejar claro es que os podéis dar un lujo sin gastar mucho dinero. Y dar un capricho a los niños, quienes están en edad de jugar y disfrutan con ello, como demuestran las cifras de venta de juguetes, que crecen.