Coleccionista de unos años a esta parte

Coleccionista de unos años a esta parte

Por autor: 

24 Agosto, 2016

 Yo nunca me he considerado una persona fetiche ni coleccionista, pero de un tiempo a esta parte me he dado cuenta de que los relojes de pulsera han ido creciendo misteriosamente en mi mesita de noche. Como mucho, antes, he tenido uno o dos siempre y en ocasiones, si se me estropeaba alguno, pasaban meses antes de arreglarlo o comprarme otro. Sin embargo, desde hace tres o cuatro años, y sin apenas darme cuenta, he ido aumentando mi colección de manera notoria.

Mis primeros pasos

Empecé hace unas cuatro navidades pidiéndole a mi marido un reloj precioso de Lotus que había visto en una relojería cercana a casa. No era barato, desde luego, pero tampoco estamos hablando de uno de los más caros así que al final me concedió el capricho. Desde ese día, no puedo evitar fijarme en los escaparates de joyerías y relojerías, e incluso de vez en cuando echo un vistazo por Internet a las webs que ya he descubierto que tienen buenos precios y buenas marcas. Por ejemplo, Tous es una marca que me encanta, como a muchas mujeres imagino, pero el precio de los productos que llevan su firma no es apto para todos los bolsillos y sin embargo, en esta web podemos encontrar relojes Tous baratos teniendo en cuenta el precio  medio que suelen tener. Tampoco está nada mal Onlysilver, otra web donde venden relojes de marca para mujer bastante económicos, pero si quieres encontrar todos los modelos habidos y por haber lo mejor es que recurras a tiendas online de grandes superficies como El Corte Inglés.

Hay que ser realistas porque, a no ser que seas la hija de Onasis, que no lo soy, comprarte un reloj de estas características demasiado a menudo es casi imposible, pero la realidad es que ahora que me he sumado a ese grupo de personas que tiene algún fetiche, he de decir que ahorrando un poco y teniendo un poco de cabeza sí se puede ser coleccionista de relojes de marca, aunque tampoco es que me vaya a comprar un reloj Suizo de miles de euros, todo hay que decirlo.

Mis marcas favoritas son Tous, que ya la había nombrado, y Escada, aunque esta segunda es aún más cara que la primera pero es que tiene algunos modelos que son una auténtica pasada. Ahora mismo mi colección consta de 25 relojes y la mayoría de ellos son regalos de navidad o cumpleaños, pero tengo un par que he comprado yo misma sólo porque no he podido contener mis ganas de tenerlos. Uno de esos caprichos fue un reloj de Casio (una marca no muy cara) de la línea deportiva G-Shock, con correa blanca y esfera negra y dorada, toda una pasada en la que sólo me gasté 134 euros que pueden parecer mucho pero no son nada comparado con lo que cuestan otras joyas relojeras.

Soy consciente de que no todo el mundo puede permitirse tener un hobby de estas características ya que, aunque se los regalen, tiene que estar rodeada de un círculo con un poder adquisitivo superior a la media y, por tanto, este no es un capricho para todos los públicos. Me considero, por tanto, una persona con mucha suerte pero también hay que dejar clara una cosa: me permito esto porque puedo, no soy de esas que gastan más de lo que tienen ni nada parecido así que tampoco es necesario poner el grito en el cielo, al menos no en mi humilde opinión.